jueves, 29 de junio de 2017

31 de marzo

ERES
Eres carne registrada en lo prohibido
eres Musa que me dicta tiernas rimas
la sirena que en mis mares ha vivido
taquicardia al corazón si te aproximas.
Eres fuego en el crisol de los amores
afectuosa sensación de mis mañanas
eres polen de un jardín lleno de flores
misticismo del fervor de las campanas.
Eres hoy, eres ayer, eres promesa
tierno beso que en mis labios se ha tatuado
patrimonio cardinal de nuestra empresa
soy el hombre más feliz siempre a tu lado.
Eres paz y libertad en mis entornos
eres brisa que refresca mis veranos
un regalo que se entrega sin adornos
un anillo sin promesa en nuestras manos.
Eres sol que se desliza por mi cama
que me baña con su luz y su optimismo
eres voz que con pasión dice que me ama
accionando del amor su mecanismo.
Un enigma, una ecuación, un acertijo
imposible definirte tal como eres
solo se que eres, amor, mi regocijo
Eres la mejor versión de las mujeres.
Salvatore*
Tal vez nunca te enteres que tu fuiste en mi vida
quien abrió mis impulsos y mis ganas de amar
ese beso furtivo desde entonces se anida
en mi mente y mi pecho y sigue en su lugar. 
Tal vez nunca te enteres que te sigo adorando
me hechizaron tus ojos de color esmeralda
tu pelo y esos labios que sigo recordando
y esas manos traviesas que aferraron mi espalda.
Tal vez nunca te enteres que te sueño conmigo
que aferrado a una almohada pienso en ti todavía
y aun que pienses que solo quiero ser otro amigo
no sabrás que eres canto, que eres sol…mi alegría.
Tal vez nunca te diga tantas cosas hermosas
que en mis versos te escribo como hablándote a ti
lanzadas por el viento, flores y mariposas
decorar tu camino sin saber que yo fui.
Vive en mi la esperanza que algún día reflexiones
que aparezca en tu vida como por accidente
y que al verme a los ojos puedas ver las razones
de encontrarme a tu paso de manera frecuente.
Que el amor que he callado con sus ganas de hablarte
de tomarte en mis manos y una historia conjugar
necesito decirte, sin querer perturbarte,
que van todos mis ríos a fundirse en tu mar
Necesito el momento para hablarte de amores
expresar lo que siento desde que era un infante
solamente palabras, sin caricias, ni flores
ese amor con su magia por tan solo un instante.
Salvatore*
Te he seguido amando


Yo te he seguido amado después de tantos años
Acaso porque logras colmar mi fantasía
Acaso porque has sido la estrella que me guía
 Curando mis heridas de amor y desengaños.

Impulsas cada día mi espíritu a la cima
Sembrando la simiente de tu franco optimismo 
Y en brazos amorosos, la paz conmigo mismo
Vadeando del naufragio mi trágica autoestima.

 Yo te he seguido amando después de tantas cosas
 Has sido mi refugio, mi sol y mi alegría
 Mis noches más amadas, la luz de un nuevo día,
 Promesas al futuro en tu jardín de rosas.

 Al cielo le doy gracias por todo lo que has dado
 Al juego de querernos y ganar la partida,
 Por esos hijos nuestros, por los que doy mi vida
 Y son la consecuencia de un mundo renovado.

 Hoy quiero, humildemente, rendirte en mi poesía
 El reconocimiento de ser mi fe, mi suerte
 Delego en ti mi sino, confiado hasta la muerte 
Si Dios lo permitiera, como a él, yo te amaría.

                                                               Salvatore*

viernes, 1 de mayo de 2015

Naciste y de regalo te dieron una estrella
Naciste y fue un presente tenerte en mi guarida
Tal vez en mis jardines eres la flor más bella
Estimulo a mis ojos, a mi alma y a mi vida.
Alientas mi mañana al escuchar tu risa
Como un ave canora oculta en el follaje
El tiempo desde entonces se olvida de la prisa
Mientras mi rostro calza tal vez su mejor traje.
Le cambias a la trama los roles cotidianos
Mejoras los matices y luces del camino
Los ángeles del cielo estrechan nuestras manos
Heraldos que prometen claro y mejor destino.
Naciste para darle mas fuerzas a mi vida,
Darle sentido al rumbo incierto de mi nave
Mi amor que estaba oculto encuentra una salida
Y para ser feliz tengo por fin la llave.
Sofía te llama el viento y el eco lo repite
en este nombre guardas todo el conocimiento
Las más dulces palabras saco de su escondite
A Dios va mi alegría y mi agradecimiento.
Verte crecer ahora, gozar con tu figura,
Un vínculo formado al vernos cada día
Miradas que me invaden de amor y de ternura
Has hecho de tu abuelo un ser feliz, Sofía.
Salvatore* 2015

sábado, 20 de septiembre de 2014


algo de mi vida...

Voy a hacer los versos que hable de mi vida
las dos condiciones de un bello regalo
que a veces fue huraña o bien, divertida
de sus dos facetas, lo bueno y lo malo.
Pretéritos tiempos de mis años mozos
donde las promesas se cubrían completas
donde rebozaban de goce mis pozos
rodeado de amigos en sus bicicletas
Me inventé una historia de magia y ensueño
y en mil aventuras me gasté la infancia
como tantos niños, del cielo fui el dueño
y en ese balance todo fue ganancia

 Siguió la aventura, el mismo libreto
como si la suerte sobrara en mis manos
me grabé en la mente mi amor y respeto
por las horas gratas con mis ocho hermanos
Al crecer, el cielo se pobló de estrellas
y frente a mis ojos un pelo rizado
un jardín repleto de flores tan bellas
que con su sonrisa sigo hipnotizado
El amor completo tuve en mi regazo
los besos más tiernos y los más certeros
conocí la aurora borracho de abrazos
y en esos renglones, le agradezco a Eros
Todas las carencias de aquel argumento
las horas amargas que todos cursamos
son páginas tristes de este mismo cuento
que nos enseñaron a ser más humanos
Poco a poco fueron desapareciendo
tantas cicatrices del cuerpo y el alma
porque ahora la vida me sigue sonriendo
cesó la tormenta y ahora vivo en calma
Con un horizonte claro y atractivo
una hermosa chica me ató a su destino
tres amores nuevos me tienen cautivo
me han emborrachado como lo hace el vino
Seguirá la trama abriendo senderos
y allá en lontananza claro el panorama
tengo fe en sus vidas y sus derroteros
y hoy duermo tranquilo soñando en mi cama..

                                                                     Salvatore*

domingo, 7 de septiembre de 2014


Esa culpable…

 Tomé papel y lápiz y escribí
aquello que sería mi último verso
no quise mencionar algo de ti
no deseé en el papel, algo perverso.
Prefiriendo pensar cosas radiantes
remembranzas felices y optimistas
la historia de un amor, unos amantes
la mejor actuación de los artistas.

 Un amor pasional y una hechicera,
un elíxir satánico y monstruoso,
un mutilado ser que lo bebiera:
el bruto que sería, después su esposo.
NO, prefiero cambiar por otra historia
aquellos días felices del pasado
la que llene de paz hoy mi memoria…
quizás cuando yo estuve enamorado.

 Aquel tiempo de rosas sin espinas,
de unos besos furtivos y embriagados,
las noches más alegres, bailarinas…
Encuentros que nunca son demasiados.
Prefiero recordar lo rescatable
entre escombros de amor, ruinas del alma
borrando del papel la miserable
mujer que me impidió vivir en calma.
                                                                   Salvatore*

 

 

 

 

 

 

 

 

viernes, 8 de agosto de 2014


 

 

 
La luna sigue siendo la que inspira
las ganas de escribir mi último verso
bien sabe que lo dicho no es mentira,
ni es obra de un clamor loco o perverso
Bien sabe mi sentir, mis noches brunas,
mis horas más dichosas o sombrías
Los ríos de mi sufrir o mis lagunas,
en los textos de amor de mis poesías

 Es ella mi amistad, la más querida
quien conoce mi ser y mis estrellas
las horas más sensibles de mi vida,
mis sueños, mi placer y mis querellas
No existe ningún astro que rebase
lo que ella significa en mi semblanza
me muestra siempre fiel, su mejor fase
bañándome de luz y de confianza

Desdeño en estas horas pesimistas
aquello que legó sobre mi estampa
hiriéndome más fuerte las aristas,
sintiéndome cautivo en una trampa

En este laberinto sin salida
menosprecio el placer que me causaban
los versos más hermosos de mi vida
que en mis noches de amor me despertaban
La luna sigue siendo la que inspira
Las ganas de escribir mi último verso
El tedio es el villano que conspira
En contra del juglar y su universo.

                                                                       © Salvatore